Gracias a los avances tecnológicos y a las necesidades de crear nuevos injertos, en Colombia ahora con las sobras del café -mucílagos- se pueden elaborar dos tipos de productos para la canasta familiar: harina y miel.

Esta idea está a cargo de dos empresarios antioqueños, Juan Carlos Jaramillo y Andrés Ramírez, dueños de la empresa Sanadores Ambientales, que buscaban aportar nuevas propuestas en las temáticas de cultivos altamente calificados para el desarrollo de Antioquia y de Colombia.

A pesar de que esta nación es la tercera productora mundial de café y produjo 10,8 millones de sacos de 60 kilos en 2013. Estos emprendedores crearon la primera planta de miel y harina de café en el mundo, al constatar que en el país solo se aprovechaba la semilla de café en un mínimo porcentaje que equivale al 40 % del grano.

No contentos con la creación de dicho injerto, Jaramillo y Ramírez decidieron sacar al mercado Naox, un producto que contiene las cualidades de la planta. Éste sirve como antioxidante natural, protegiendo el sistema inmunológico y cardiaco, al contener calcio, magnesio, cobre y zinc.

“Desarrollamos un extracto llamado Naox, abreviatura de natural y antioxidante, que es una bebida de nueva generación, libre de azúcar y ciento por ciento natural que vendemos en Medellín, Bogotá y Cali”, contó Ramírez para el periódico El País de Cali.

Sanadores Ambientales ha recibido numerosos premios como el de Innovadores de América en 2011, el cual les ha permitido financiarse y avanzar en materia de Investigación y Desarrollo (I+D) en países como Estados Unidos y Australia.

Actualmente están a la espera de una nueva patente en Suiza para que el producto se pueda trasladar a Vietnam, el segundo productor de café después de Brasil.

Este tipo de ideas son innovaciones de productos, que mejoran la calidad y la producción consolidando procesos altamente calificados. Recuerde que “la innovación es lo que distingue a un líder de los demás” – Steve Jobs.